¡Más, más, más! Las 4 ventajas de ser una gritona en la cama

El placer que te produce una relación sexual no tendría que reprimirse, así que grita todo lo que quieras

La intimidad que tienes con tu pareja no debería ser restringida por ningún tipo de tabú. Durante muchos años se le ha dicho a las mujeres que ellas deberían ‘medirse’ a la hora de tener sexo o disfrutar de él, pues tienen que ‘comportarse como unas damas’.

Sin embargo, aquí te contaremos cuáles son las ventajas de gritar durante las relaciones sexuales y que podrían ayudarte a disfrutar de una mejor experiencia con tu pareja.

1. Confianza

Las mujeres que no se ‘miden’ a la hora de la intimidad expresan cierto grado de seguridad y saben bien lo que quieren en la cama, lo cual favorecerá la relación de la pareja a nivel sexual y emocional, además de que estarás seguro de que ella será sincera en todo aspecto.

2. Excitación

El hecho de que los gemidos vayan aumentando conforme la relación sexual se va haciendo más intensa puede contribuir a que ambos se exciten aún más, pues las personas suelen desinhibirse y dejarse llevar por la pasión que experimentan desenfrenadamente.

3. Autoexploración

Aunque es difícil de imaginar, el hecho de que conozcas tus propios gemidos puede ayudarte a encontrar aquello que te excita más durante el sexo; después sabrás qué pedirle a tu pareja para que alcances el clímax.

Al respecto, un experto señaló:

En algunos casos, que la mujer grite sin restricciones puede hacerla sentir más excitada y predispuesta”.

4. Beneficio mutuo

Cuando una mujer grita es señal de que está gozando plenamente de lo que su pareja le está provocando, por lo que además de darle satisfacción a la mujer, el ego del hombre aumenta al saber que logró que su pareja se desinhibiera frente a él.

Y tú, ¿cómo eres en la cama?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *