4 ventajas de ser realmente escandalosa en la cama

En algunos casos, que la mujer grite sin restricciones puede hacerla sentir más excitada y predispuesta.

Suele creerse que si una mujer grita mucho mientras tiene relaciones sexuales, es porque está fingiendo un orgasmo, aunque las razones podrían ser otras y poca importan en ese momento, pues en los hombres esto provoca excitación y deseo. Pero para ellas, aquí están los beneficios.

1. Confianza
Aquellas que no se moderan, expresan seguridad y saben pedir lo que quieren, así que seguro expresarán sus necesidades en la cama y esto favorecerá la relación de la pareja a nivel sexual y emocional.

2. Excitación
Dejar que los gemidos aumenten en intensidad es un ejercicio de liberación que invita a dejarse llevar por todo el placer que se está experimentando.

3. Autoexploración
Escuchando los propios gemidos permite conocer algo más sobre la propia sexualidad. En algunos casos, que la mujer grite sin restricciones puede hacerla sentir más excitada y predispuesta.

4. Beneficio mutuo
Además de los puntos a favor que esto tiene para la mujer, en su pareja sexual aumenta el ego al saber que la actividad entre ambos logró reacciones tan desinhibidas para ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *